Jump to content

Treinta√Īera necesitada


Amado Cix

Publicaciones recomendadas

Hab√≠a decidido crear un anuncio en una p√°gina conocida para buscar citas casuales. Algo as√≠ como ‚ÄúJoven busca alguna mujer para pasar un buen rato‚ÄĚ. Sinceramente fue decepcionante pues solo recib√≠a mensajes al WhatsApp de hartos cabrejos que los mandaba a la mrd en una. Ya estaba decidido a borrar mi anuncio cuando en eso recibo un mensaje afirmando ser una mujer. Para confirmarlo le ped√≠ un audio y efectivamente lo era; al fin luego de tanta decepci√≥n. Ella se present√≥ como Martha (as√≠ la llamar√©), una mujer de 30 a√Īos aproximadamente. Seguimos con la conversa a trav√©s de los audios. Me coment√≥ que viv√≠a en Piura pero que iba a visitar Chiclayo (mi ciudad) en unas semanas, hab√≠a visto mi anuncio y que le interesaba. Me dijo que ten√≠a un hijo de unos meses y que su marido era mayor que ella, algo de 20 a√Īos, as√≠ que no pod√≠a disfrutar mucho del sexo con √©l. Le daba palta conseguirse un amante en su zona, as√≠ que iba a aprovechar el viaje para hacerlo cachudo. Entre bromas le dije que me prestaba sin problemas. De pronto, deja los audios y me escribe que su marido hab√≠a llegado. Me pidi√≥ que por favor no le hable, que espere a que ella lo haga. Y as√≠ lo hice.

Fue reci√©n al d√≠a siguiente que recibo otro audio dici√©ndome que su marido ya se hab√≠a ido al trabajo y pod√≠amos seguir con la charla. No me precis√≥ mucho sobre √©l solo hablamos de nosotros. Me coment√≥ que estaba sola en la casa con su beb√© as√≠ que aprovech√© para pedirle compartir fotos. Ella al principio no acept√≥ as√≠ que yo fui quien mand√≥ la primera foto. Ella primero enviaba fotos de su busto o algo sutil, pero con el pasar de los d√≠as empez√≥ a desnudarse m√°s, pero nada exagerado. Lo m√°ximo que lleg√≥ a mandar fue una foto en ropa interior. Bueno, ella no era la supermodelo. Era lo que esperar√≠as de una mujer de treinta que reci√©n ha sido mam√°. Pero para m√≠ eso era lo atractivo de la situaci√≥n. Luego de ello, me confirma que estar√° en mi ciudad desde el lunes y que se quedar√≠a por tres d√≠as en la casa de una amiga. Seg√ļn me dio a entender, se quedar√≠a en una especie de pensi√≥n y que deb√≠amos aprovechar el martes en la tarde que su amiga sal√≠a a trabajar. Seguimos conversando y cada cierto tiempo me repet√≠a eso de que solo le habl√© cuando ella inicie la conversa. Eso hice hasta esperar el d√≠a indicado.

Desde el lunes que lleg√≥ a mi ciudad me dio por fin la libertad de hablarle cuando yo quiera pues ya no estaba su marido que la joda. Segu√≠amos charlando sobre el martes y ella afirmaba que era la primera vez que hac√≠a esto y que no le parec√≠a tan mal pues eso se gana su marido por no complacerla y estar con ella el tiempo suficiente. Ya el d√≠a martes temprano le pido que me confirme su direcci√≥n y la hora. Me mand√≥ ubicaci√≥n en tiempo real y me dijo que vaya a eso de las dos o dos y media pues a esa hora su amiga ya se habr√≠a ido y era la hora en que su beb√© dorm√≠a. Yo ya estaba impaciente esperando la hora. Bueno,llegu√© a eso de las dos y veinte y la llam√≥ para confirmarle mi llegada. Ella desde la ventana del tercer piso me saluda y me lanza unas llaves y me hace las se√Īas de que entre: ‚ÄúEl primer cuarto del tercer piso‚ÄĚ. Eran varios cuartos donde alquilaban estudiantes hasta familias, trate de pasar lo m√°s raudo y caleta posible hasta tocar a su puerta y al fin conocernos‚Ķ Las fotos se hicieron realidad: piel trigue√Īa, con algo de maquillaje, de 1,60 m√°s o menos, un jean, polito y unas sandalias, era lo que esperaba. Me hizo pasar r√°pido y ya adentro nos saludamos amablemente. Me coment√≥ que su beb√© estaba en otra habitaci√≥n y que evitemos la bulla para despertarlo y bueno tambi√©n para que los vecinos no hagan problemas a la due√Īa. ‚ÄúMi amiga acaba de irse as√≠ que tenemos tiempo. Aprovechemos‚ÄĚ me dijo mientras nos dirig√≠amos a la cama.

Ya en la cama me quito el polo, me acost√© y le pido que se eche encima m√≠o. Ella sonr√≠o pero lo hizo. Le empec√© a dar besos en las mejillas hasta llegar a sus labios con unos piquitos. Al principio se resist√≠a, pero luego de unos besos suaves en el cuello llegaron los chapes como se debe. Despu√©s le quit√© lentamente el polito y dejarla en brasier, al verlo pens√©: ‚ÄúEs parecido al de las fotos que me mand√≥‚ÄĚ. Continuaba besando su busto, llev√≥ mis manos hacia su espalda para quit√°rselo y ver sus senos. Empec√© a besarlos y mamarlos, algo suave pues esas tetas se ve√≠an cargaditas. Hasta ese momento ya estaba fierro y ella lo hizo notar con los movimientos que hac√≠a. Lentamente la tom√© de la cintura y me pongo yo encima de ella. Le quit√≥ ese jean que le quedaba apretadito. En ese momento not√© que su tanga era la misma a la de las fotos, no me resist√≠ y le pregunt√©. Ella me responde: ‚ÄúS√≠, es la misma de la foto. Pens√© que te gustar√≠a v√©rmela puesta‚ÄĚ ‚ÄúPor su puesto‚ÄĚ le dije. As√≠ que hice la tanga a un costado y le empec√© a dar su respectivo oral. Lentamente iba recorriendo su concha mientras la levantaba levemente de la cintura. Llegu√© a un punto donde ella dio un brinco y empez√≥ a tomarme del cabello para encender el momento. As√≠ estuve por un buen momento hasta quitarle la tanga y dejarla completamente desnuda.

Luego me pongo de pie y me puse una de los preservativos que hab√≠a llevado. Me lo pongo y sin necesidad de ped√≠rselo ella me ofreci√≥ una mamada. Me par√© al filo de la cama y ella empez√≥ a acercarse. Se puso en cuatro mientras me hac√≠a la mamada. No era una experta, pero al menos se defend√≠a. Por momentos sent√≠a que se atoraba, pero al contrario parec√≠a que lo disfrutaba pues levantaba su mirada y me sonre√≠a. As√≠ fue por algunos minutos hasta que dej√≥ mi verga y se acost√≥ en la cama abriendo las piernas invit√°ndome a penetrarla. Me acerqu√© a ella y lentamente fui introduciendo mi verga. A pesar de haber sido mam√° se sent√≠a muy bien y ajustaba rico. Le empec√© a dar, al principio suave para luego darle como hab√≠a querido desde el d√≠a en que me propuso conocernos. Ella no se resist√≠a y empez√≥ a cogerse de la cabecera de la cama y lanzar unos leves gemidos. Luego le pido que se ponga en cuatro para seguir con la faena. Mucho mejor el ajuste y la vista fue excelente. Segu√≠a lanzando sus gemidos y como para encenderla m√°s, le tapo la boca con una mano mientras la otra, la toma de la cintura. Cada vez era m√°s notorio la humedad de su concha, se nota que le faltaba un buen cache. Despu√©s le pido que se apoye en la pared, ella me dijo que nunca lo hab√≠a hecho as√≠ y yo le dije que lo hiciera que le iba a gustar. Fue delicioso ver como apoyaba sus palmas y dejaba ese culo solo para m√≠. Entr√© de forma lenta y le empec√© a dar esta vez con m√°s fuerza. Ya sent√≠a que me ven√≠a. Ella lanzaba gemidos cada vez m√°s fuerte. En ese momento me acerqu√© a su o√≠do a decirle ‚ÄúEsto no te hace tu marido, verdad. Estabas esperando un buen cache cierto‚ÄĚ. Ella se volteaba a mirarme fijamente y solo asentaba con la cabeza mientras resist√≠a los gemidos. As√≠ fue hasta que no aguant√© y me vine. A la mrda fue un se√Īor polvo.

Antes de cambiarnos tomamos un poco de agua para recuperar energ√≠a y seguimos charlando sobre nosotros. Ella agradec√≠a que su beb√© no se haya despertado. Entre conversaci√≥n y bromas el tiempo pas√≥ volando. Ya deb√≠a irme. No perd√≠ la oportunidad en preguntarle cuando podr√≠amos repetirlo. Ella viajar√≠a al d√≠a siguiente e iba a pasar las pocas horas con su amiga. As√≠ que tendr√≠a que esperar hasta su pr√≥ximo viaje. ‚ÄúOjal√° no demores‚ÄĚ le dije. Me despidi√≥ no sin antes recordarme que cuando ella est√© en su tierra yo no deb√≠a escribirle sino esperar su mensaje.

Luego de algunos meses ya no supe m√°s de ella e incluso el n√ļmero con el que me contact√© con ella ya no ten√≠a WhatsApp. Al cabo de un tiempo decid√≠ ya no estar tan al pendiente de su respuesta y conservar a Martha como un buen recuerdo y una experiencia que estoy seguro pocos me creer√≠an. Sin embargo, justo para la quincena de diciembre recib√≠ un audio de un n√ļmero que no ten√≠a agregado: ‚ÄúHola, soy Martha. Este es mi nuevo n√ļmero. Ir√© a celebrar las fiestas a Chiclayo. ¬ŅAprovechamos para vernos?‚Ä̂Ķ ¬†¬†¬†¬†¬†¬†

  • Me gusta 4
  • Haha 1
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Crear una cuenta o conéctate para comentar

Tienes que ser miembro para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrese para obtener una cuenta nueva en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una nueva cuenta

Conectar

¬ŅYa tienes una cuenta? Con√©ctate aqu√≠.

Conectar ahora
×
×
  • Crear nuevo...