Jump to content

VIDA SEXUAL DE FORMA SEGURA


Xtremo

Publicaciones recomendadas

Sexo seguro significa tomar precauciones al participar en relaciones sexuales para evitar adquirir enfermedades de transmisión sexual (ETS) o transmitirlas a la pareja. Estas enfermedades abarcan herpes genital, verrugas genitales, VIH, Clamidia, gonorrea, sífilis, hepatitis B y C y otras.

Información

Una enfermedad de transmisión sexual (ETS) es una afección contagiosa que se puede transmitir a otra persona a través de una relación sexual u otro contacto sexual. Muchos de los organismos que causan las enfermedades de transmisión sexual viven en el pene, la vagina, el ano, la boca y la piel de las áreas circundantes.

La mayoría de los organismos infecciosos se transmiten por el contacto directo con una úlcera o lesión en los genitales o la boca. Sin embargo, algunos organismos pueden vivir en los líquidos corporales sin causar una lesión visible y se pueden transmitir a otra persona durante el sexo oral, vaginal o anal.

Algunas ETS también pueden transmitirse por contacto no sexual con tejidos o líquidos infectados, como en el caso de sangre infectada. Por ejemplo, compartir agujas al usar drogas intravenosas constituye una causa importante de transmisión de VIH y hepatitis B. Otros medios no sexuales de transmisión son las transfusiones de sangre o productos sanguíneos contaminados, a través de la placenta de la madre al feto y, algunas veces, a través de la leche materna.

Los siguientes factores incrementan el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual (ETS) e incluyen:

  • No conocer si una pareja tiene o no antecedentes de ETS
  • Tener una pareja con antecedentes de cualquier ETS
  • Tener relaciones sexuales sin la protección de un condón masculino o femenino
  • Consumir drogas o alcohol en situaciones que puedan terminar en una relación sexual
  • Tener una pareja que consume drogas IV
  • Tener sexo anal

El consumo de alcohol o drogas aumenta el riesgo, ya que estos comportamientos incrementan las probabilidades de que una persona participe en una actividad sexual de alto riesgo. Además, algunas enfermedades pueden transmitirse al compartir las agujas usadas u otra parafernalia de las drogas.

La abstinencia es una respuesta absoluta para la prevención de las ETS, pero no siempre es práctica ni deseable.

Una relación sexual monógama con un individuo que se sepa no sufre de ninguna ETS es probablemente el método menos riesgoso que las personas sexualmente activas pueden adoptar. Lo ideal es que antes de tener una relación sexual con una pareja nueva, ambos individuos se hagan un examen para la detección de ETS, en especial para el VIH y la hepatitis B y compartan los resultados de dichas evaluaciones el uno con el otro.

Se debe usar el condón para evitar el contacto con semen, líquidos vaginales o sangre. El uso de condones, tanto masculinos como femeninos, disminuye significativamente las probabilidades de contagio de enfermedades de transmisión sexual, pero estos deben usarse correctamente:

El condón debe estar colocado en su lugar desde el principio hasta el final de la actividad sexual y debe usarse cada vez que un individuo participe en una actividad sexual.

El uso de lubricantes ayuda porque reducen la probabilidad de que el condón se rompa. Se recomienda usar sólo lubricantes a base de agua, pues los lubricantes a base de aceite o tipo petróleo o vaselina pueden hacer que el látex se debilite y se rompa. NO se deben utilizar condones con nonoxynol-9 (estos ayudan a prevenir el embarazo, pero pueden incrementar las probabilidades de transmitir el VIH.

Se recomienda usar condones de látex para relaciones anales, vaginales y orales.

Se debe tener en cuenta que las ETS aún se pueden diseminar, incluso si se usa el condón, debido a que éste no cubre las áreas circundantes. Sin embargo, el uso del condón definitivamente reduce el riesgo.

Otras medidas para tener sexo seguro son:

  • Conocer a la pareja: antes de tener sexo, primero se debe establecer una relación de compromiso que permita tener confianza y una comunicación abierta. La persona debe ser capaz de discutir con su pareja sexual sobre antecedentes sexuales y cualquier exposición previa a una ETS o al uso de drogas IV. La persona no se debe sentir presionada o forzada a tener relaciones sexuales.
  • Mantenerse sobrio: el consumo de alcohol o drogas deteriora el juicio, la capacidad de comunicación y la coordinación que se necesita para usar correctamente los condones o los lubricantes.
  • Se debe ser responsable: si una persona tiene una ETS, como VIH o herpes, debe informar a cualquier pareja potencial, permitiéndole decidir qué hacer. Si mutuamente se ponen de acuerdo en involucrarse en actividad sexual, se deben usar condones de látex y otras medidas para proteger a la pareja.
  • Si la persona está embarazada, se deben tomar precauciones: las mujeres con ETS deben aprender sobre los riesgos que corre el bebé antes de quedar embarazadas y preguntarle al médico sobre la forma de evitar que el feto resulte infectado. Las mujeres con VIH positivo no deben amamantar a sus bebés.

En resumen, el sexo seguro requiere de planeación previa y de buena comunicación entre los miembros de una pareja. Con estas medidas, las parejas pueden disfrutar de los placeres de una relación sexual, mientras minimizan los riesgos potenciales involucrados.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Crear una cuenta o conéctate para comentar

Tienes que ser miembro para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrese para obtener una cuenta nueva en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una nueva cuenta

Conectar

¿Ya tienes una cuenta? Conéctate aquí.

Conectar ahora
×
×
  • Crear nuevo...